Elsurdelola's Blog

Notas sueltas frívolas en tiempos de mundial VI. Uno sin tequeños.

Posted in Actualidad en el sur, Asuntos de idiosincrasia, Los sabores del sur by Lola Mendoza on junio 30, 2010

Una de las cosas que extraño en este mundial son los tequeños.

Ese trocito de felicidad frita rellena de queso blanco es un excelente compañero a la hora de… en cualquier momento, bajo cualquier circunstancia, en todo lugar.

Se trata de un “pasapalo” (aperitivo para acompañar, “pasar”, la ingesta alcohólica, los tragos, “palos”) típico de la cocina venezolana. Un rectangulito de queso blanco envuelto en una fina masa de harina de trigo (que puede ser de hojaldre), fritos en abundante aceite.

Este pasapalo no falta, por lo general, en las reuniones venezolanas. Sin distinción de clase social, rango etario, sexo o ideología.

El queso blanco, tan común en Venezuela, no es propio de la cocina argentina, pero se consigue una versión dentro de la comunidad armenia.

En la “Panadería y Confitería Armenia” (Av. Scalabrini Ortiz 1414, entre Cabrera y Gorriti) venden el “queso armenio”, que viene a ser algo así como un queso palmita, con menos huequitos y un poco más salado. Un truco que aplico es ponerlo a remojar un ratote antes de guardarlo en la heladera.

Eso sí, es carísimo! El kilo ya va por más de 60 pesos.

En la heladera lo tienen preparado en bolsas de medio kilo. El personal de la panadería ya sabe: “Ah, para los tequeños?”, preguntan, y sonríen.

Precisamente entre sonrisa y sonrisa es que he visto cómo ha ido subiendo el precio. Cada vez que voy está más caro (esos precios por acá son todo un lujo).

Igual, no me animo a prepararlos. Esas son cosas de mi amiga Glenda, que tiene buena mano para las masas.

En fin, a mi éxito de mundial acá sólo le ha hecho falta una bandejita de humeantes, grasosas y esponjositas nubecitas de harina y queso.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

(Video) Kristina Wetter y su receta de tequeños

PANADERÍA Y CONFITERÍA ARMENIA:

Anuncios

La Fábrica del Taco en Buenos Aires

Posted in Cocina Internacional en Buenos Aires, Los sabores del sur by Lola Mendoza on junio 8, 2010

Quien ha probado platillos de la comida mexicana, de verdad verdad, sabe que no es fácil encontrar en Buenos Aires algo que los emule con justicia.

Quien ha estado en México y ha visitado alguna taquería sabe lo que es un taco de a de veras.

Quien ha visitado la Fábrica del Taco (en Gorriti y Thames) sabe que comerá lo más cercano a un auténtico taco y que se sentirá, adaptado a cierto estereotipo para el turista mediante, casi como en una taquería en serio.

Para comenzar, se consiguen tortillas de maíz y no Bimbo con las que suelen acompañar en los restaurantes a la mexicana, más que mexicanos. Ojo, que igual se consiguen de harina de trigo. De hecho, los dueños son regiomontanos (oriundos de Monterrey) y fue una regia la que me explicó que los Campechana suelen ir con tortillas de las de trigo.

El ambiente no es otro que festivo, alegre y colorido. La atención es relajada, a veces demasiado. Pero todo sea por la delicia de comerse un taco con alegría.

Del menú mis favoritos son los tacos al pastor, campechana o campechanos y los volcanes pero sin queso y, en su lugar, aguacate/palta.

Pero nada como pedirme una porción de guacamole con totopos, una de frijoles refritos y unas tortillas de maíz, maridado todo con una infaltable michelada y entregarme al placer.

También se consiguen aguas frescas: de tamarindo, de jamaica, orchata.

Por lo general, cada sábado estoy ahí. Se ha convertido en una especie de ritual.

Lástima que no tengan algo, lo que sea, con mole, porque ahí sí creo que nunca me voy de la taquería.

[Soy culpable. Te deseaba sin conocerte. Apenas supe de vos quise probarte. Sentirte, tenerte dentro. Por eso no te costó embriagarme de vos. Me seducís con tu aroma. Es un asunto sencillo. Visceral. Carnal. Casi animal, salvaje. Llegás a mi olfato y comenzás a recorrerme. Te miro…vos lo sabés, sabés bien que me encanta mirarte. Soy voyeur y vos te dejás. Sos voyeur y yo te dejo. Tu olor no necesita manos. Baja por mi piel. Solo, sin indicaciones… sos amante experto, intenso.Me encanta ese primer contacto entre tu densidad y mi lengua. Un corrientazo que va hasta ahí, justo hasta ahí. Un escalofrío, un reflejo que llega en ese preciso momento en que ya no te escuchás más porque comienzan mis suspiros… me encantas, me ahogas. Te saboreo y te dejo deslizarte… ahí vas, labios, lengua, paladar, lengua, lengua, lengua. No puedo dejar de saborearte (uy, pica un poco). Disfrutarte es un rito… con poca luz. Esta noche te recuerdo. Te extraño. Sos energía, tierra, sol, dioses, fuego, alegría, amor. Sos mole, platillo de grandes señores que añora la boca de esta humilde amante.]

La Fábrica del Taco queda en Gorriti 5062 (con Thames), en el Barrio de Palermo.

Críticas en la Guía Óleo (unas a favor, otras no tanto, que así es la vida)