Elsurdelola's Blog

Notas sueltas frívolas en tiempos de mundial VI. Uno sin tequeños.

Posted in Actualidad en el sur, Asuntos de idiosincrasia, Los sabores del sur by Lola Mendoza on junio 30, 2010

Una de las cosas que extraño en este mundial son los tequeños.

Ese trocito de felicidad frita rellena de queso blanco es un excelente compañero a la hora de… en cualquier momento, bajo cualquier circunstancia, en todo lugar.

Se trata de un “pasapalo” (aperitivo para acompañar, “pasar”, la ingesta alcohólica, los tragos, “palos”) típico de la cocina venezolana. Un rectangulito de queso blanco envuelto en una fina masa de harina de trigo (que puede ser de hojaldre), fritos en abundante aceite.

Este pasapalo no falta, por lo general, en las reuniones venezolanas. Sin distinción de clase social, rango etario, sexo o ideología.

El queso blanco, tan común en Venezuela, no es propio de la cocina argentina, pero se consigue una versión dentro de la comunidad armenia.

En la “Panadería y Confitería Armenia” (Av. Scalabrini Ortiz 1414, entre Cabrera y Gorriti) venden el “queso armenio”, que viene a ser algo así como un queso palmita, con menos huequitos y un poco más salado. Un truco que aplico es ponerlo a remojar un ratote antes de guardarlo en la heladera.

Eso sí, es carísimo! El kilo ya va por más de 60 pesos.

En la heladera lo tienen preparado en bolsas de medio kilo. El personal de la panadería ya sabe: “Ah, para los tequeños?”, preguntan, y sonríen.

Precisamente entre sonrisa y sonrisa es que he visto cómo ha ido subiendo el precio. Cada vez que voy está más caro (esos precios por acá son todo un lujo).

Igual, no me animo a prepararlos. Esas son cosas de mi amiga Glenda, que tiene buena mano para las masas.

En fin, a mi éxito de mundial acá sólo le ha hecho falta una bandejita de humeantes, grasosas y esponjositas nubecitas de harina y queso.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

(Video) Kristina Wetter y su receta de tequeños

PANADERÍA Y CONFITERÍA ARMENIA:

Notas sueltas frívolas en tiempos de mundial V

Posted in Actualidad en el sur, argentina, Asuntos de idiosincrasia by Lola Mendoza on junio 27, 2010

Aún no acaba el partido Alemania-Inglaterra. Pero supongo que al minuto 89 y con un marcador 4-1 a favor de los alemanes, está difícil que Inglaterra empate, mucho menos que gane.

Sinceramente no tengo amor por ninguna de las dos selecciones, pero me gusta más Inglaterra 😦

Hoy me levanté tempranísimo, para ser domingo. Quería saludar a mis colegas periodistas venezolanos en su día (allá se celebra los 27 de junio) y prepararme para el que será un gran partido para el seleccionado de Diego Maradona y para el de México.

Estoy descubriendo que esto de compartir un furor colectivo tiene sus detalles muy simpáticos, aunque estoy clara en que el roce con el chovinismo más rancio está ahí, acecha con sus ventosas abiertotas y dispuestas a adherirse a los cerebros.

Lo segundo que hice luego de tuitear fue prepararme para ponerme mi remerita celeste y blanca, con el número 10 de Messi, comprada en un buhonero de la Av. Santa Fe, cerca de casa, con la respectiva bufandita.

(Ay, ya terminó el partido. Mick Jagger está triste. Ya ayer acompañó en la derrota a Bill Clinton que, aunque no dice fútbol sino soccer, fue a ver cómo su selección se iba del mundial.)

Orgullosa de mi sentimiento albiceleste, y bajo una lluviecita que no moja pero empapa, me fui al super para abastecerme de medialunas, cremonas (que son algo así como un pedacito de cielo), y de lo necesario para un domingo de mundial.

Acá no haremos un tradicional asado hoy. Tampoco será un domingo tano. Será el campeonato mundial de anchuras y prepararemos también unas hamburguesas, ya que ando antojada de unas bien caseras.

No hay manera de contener la ansiedad x el partido de Argentina-México.

[Espero tener buenas noticias para mi próximo post.]

A mis querid@s panas mexican@s les deseo lo mejor, que tengan buen juego. Pero mi corazón, ya lo saben, es azul y blanco, quilombero y argento.

Publicado con WordPress para BlackBerry.

Notas sueltas frívolas en tiempos de mundial III. Ana María Simon: te banco!do e

Posted in Asuntos de idiosincrasia by Lola Mendoza on junio 14, 2010

A Ana María Simon (actriz, locutora venezolana) la conocí cuando salía yo con alguien que quedó atrás, en alguna de mis vagas historias perdidas.

Fui a su casa a una cena cuyo plato principal, destinado a agasajar a quien yo acompañaba, creo recordar era trucha, preparada por alguien que en aquel momento era su pareja, no sé ahora.

Bonito, bonito no me trató. Me parece que tenía cierto empeño en demostrarme que mi relación con su amigo (por eso estábamos ahí) sería pasajera. No se equivocó, pero hubiese sido genial un poquito de buena onda de su parte. Bah, ya fue.

El tema es que tan inexplicable me pareció esa actitud entonces, como ahora me lo parece el ataque que le hacen tuiterverdugos venecos por hacer un chiste inofensivo con la Vinotinto (como comento en mi anterior post, así llaman a la selección nacional de fútbol en Venezuela).

Simon hizo un tweet jocoso en el que comparó a la selección venezolana (que, con todo su esfuerzo, aún no es de las fuertes) con otra de las más débiles en el mundial. Lo interesante es que, a ver: la vinotinto no está jugando en este mundial. Ella no hizo un chiste sobre su desempeño en el mundial porque, necesito repetirlo: la vinotinto no está en el mundial.

Yo no entiendo nada.

Venezuela es un país en el que se vive en medio de una violencia tan exagerada como inaceptable. De muchos tipos: jurídica, urbana, social, política, económica…

Sin embargo, es común leer en twitter chistes sobre muchas cosas que para mí son más que preocupantes. Y pocos de estos son autocríticos o críticos. La mayoría son ramplones. Se ríen de la escasez de comida, del control de cambio, del empobrecimiento de la vida cultural/artística, de los cortes continuos de luz y agua, de las expropiaciones arbitrarias, de los presos políticos (“aquí no hay presos políticos, sino políticos presos”, es un chiste que hacen entre el jefe de Estado y sus adeptos), de las matanzas diarias, de la justicia corrupta, se ríen y se ríen y se ríen… Pero se dan golpes de pecho por un equipo de fútbol que aún no ha ido a un mundial.

Por ahora, me banco a Ana María Simon. Porque por mucho que les duela, aún la selección veneca no ha logrado el desempeño que le permita estar junto a los grandes. Probablemente lo logre algún día. Seguramente va a llegar al mundial. De hecho, en el medio futbolero (periodistas deportivos, jugadores…) no se la ve con lástima, sino con criterio tipo de “selección que promete”.

Y la banco también porque no cedió a la tentación de “vamos a caerle bien a todo el mundo”. No. Por sus tweets creo ver que ella tampoco, como yo, entendió la exageración desmedida en algunas reacciones. Y ese cuento de camino de “es que el amor por la vinotinto nos une”… Upa, qué lindo, pero yo escogería unirme más bien a las ganas generalizadas de dejar la mediocridad imperante atrás, para siempre.

Un chiste en el TL de Ana María Simon, aunque lo lean sus más de 74 mil seguidores y lo retuiteen otros más, no va a impedir que esto pase, que la selección avance, aunque el imaginario popular alimentado por Paulo Coelho o “El secreto” piense lo contrario. “ToménseláN”.

Como tampoco los chistes de autonegación (con el mensaje implícito de: “bah, acá no pasa nada, acá somos felices”),  van a tapar la realidad de la vida en Venezuela. Los chistes críticos quizás ayuden, por lo menos a entender lo que pasa, por qué pasa.

Qué sé yo. José Ignacio Cabrujas dijo que Venezuela era un país al que aún había que fundar. Yo digo que a la sociedad venezolana le falta mucha autocrítica. Cuestionarse y cuestionar el entorno, según Arturo Uslar Pietri, es una forma de inteligencia. Esa forma de inteligencia, creo, forma parte de las muchas materias pendientes en la tierra de Bolívar.

Molestarse por un chiste sobre la vinotinto y no porque cada vez se vive más como animalitos de campo, me parece que no da.

* si quieren seguir a Ana María Simon, acá su twitter: @anamariasimon

Por enésima vez, comparto:

Notas frívolas sueltas en días de Mundial II

El sábado fue el primer partido de la selección argentina. Yo sabía que iba a emocionarme, pero no que ver a Diego Armando Maradona (que primero salió vestido sport y luego, hermoso, de traje, cosa que en parte agradezco a la gente de Un traje para Diego) en el campo me iba a desatar un desagüe incontenible por mis ojitos.

No se puede inventar, a los equipos se los siente o nada. Pura pasión, amor, es lo que me inspira la albiceleste. Muchos esperaban más, se quejan y blablabla, pero ese 1-0 para mí fue maravilloso. Maradona y su selección se estrenaron en el Mundial 2010 con un juego ganado. Listo, felicidad.

Mi amor por Maradona me sometió a uno que otro ataque de furia de varios tuiteros venezolanos. En parte los entiendo. Quien ha padecido vivir en la Venezuela de Chávez puede saber qué es la polarización. ¿Qué la Argentina está polarizada? No, queridos, que está en pañales frente a la violencia política que ambos bandos (oficialista y opositores) venecos manifiestan. Cualquier muestra de opinión libre que vaya en contra del criterio extremo de las dos “matrices de opinión” imperantes corre el riesgo de ser sometida al escarnio, a la retaliación, al “unfollow”. Casi que se es víctima de ostracismo por ir en contra de la “corriente”. De hecho, la mayoría de esta gente considera que quienes nos hemos regalado con mucho trabajo (o no, qué sé yo) la oportunidad de vivir fuera de aquel pandemónium -al parecer in crescendo sin fin-, perdimos el derecho a opinar (una locura que yo, obviamente, no tomo en cuenta).

Si digo que lo entiendo es porque cuando yo vivía allá y hasta un tiempo después de felizmente irme, asumía algunas de estas mismas actitudes. Al punto que yo fui otra de las que decidió darle la espalda al Diego en respuesta a su pública simpatía con el presidente venezolano.

Pero el fútbol es mágico. Y la distancia, sin duda, es sanadora. Así que opté por, además de todo lo que aquel gobierno me ha quitado, no dejarme expropiar mis afectos. Por Diego Maradona, en parte, amo y respeto al fútbol argentino. No me jodan. Es un grande, sin comparación con ningún otro en el mundo, aunque me moleste cuando es violento con las palabras. Lo banco a morir.

Además de los chistes simples y los juicios bananeros en relación con los problemas de adicción de Diego, estuvo presente el resentimiento. Venezuela nunca ha ido a un mundial de fútbol. Y, por otro lado, la Vino Tinto (como llaman al equipo nacional) hasta el momento no me ha hecho sentir el furor que vengo sintiendo desde niña por la albiceleste. Así que irle a la selección argentina casi me lleva al paredón (en serio, en aquel clima castrense violento, en cualquier momento los que nos atrevemos a pensar por nosotros propios seremos ejecutados en la Plaza Caracas, si es por parte del oficialismo, o en la Plaza Altamira, si es por parte de la oposición formal).

Podría George Romero inspirarse en aquello para una peli de zombies. Porque me los imagino a todos comiéndose a pedazos si siguen así. El tema está en la dificultad de parodiar a la parodia. Porque ya yo veo en estas actitudes a una mala parodia de alguna sociedad primitiva.

Yo tenía que celebrar el triunfo de mi selección, claro, así que un asadito en Calden del Soho -que, por muy cheto que suene, la verdad es que un lugar tranquilo, tipo clásico porteño en el que se come delicioso dentro de una de las más amables atenciones que se pueden conseguir en la ciudad y por unos precios que no son exagerados-  me ayudó a cumplir mi propósito. Y vino y vino y vino y vino. Y más vino.

Ayer llovía sin parar, pero nada me detuvo de pasar por una feria de diseño que me encanta (De Vanguardia Palermo), en la que busqué unas fabulosas calzas pintadas a mano, una divina remera con la Frida Kahlo de mis amores estampada y un vestidito negro al que le había montado el ojo hacía casi un mes (tuve suerte de conseguirlo, tan lindo, esperando por mí) y que yo insisto en que, una vez lo lleve puesto, me hará sentir como un personaje de Federico García Lorca.

Al llegar a casa, ya entrada la noche, comenzó mi atemporalidad. Luego de ver en TCM “Lo que el viento se llevó”, y llorar felizmente por enésima vez, caí en una especie de espacio vacío, no brookeano, sino más bien deleuzeano: en imprecisos círculos de memoria-tiempo.

Desde que comenzó el mundial se me ha dado por dormir en el sofá del living. No tengo tv en mi habitación. Debe ser por eso por lo que no estoy durmiendo muy bien. No sé cómo conseguí diferenciar el sueño del estar entredormida y finalmente descansar corrido. Pero, una vez que abrí los ojos a eso de las nueve y media de la mañana con la pretensión de ver el juego Serbia-Ghana, que al final nunca vi, me entregué a un ciclo de despertar/dormir que acabó cerca de las 2 de la tarde cuando se me ocurrió que sería bueno levantarme a comer algo, que no era otra cosa que un plato de pasta con salsa bolognesa (por aquello del espíritu de la tana que nunca fui).

[Serbia-Ghana, según Cancha Llena]

Fui a La Pharmacie. Primera vez que iba a este sitio. Acogedor, buena atención, precios re solidarios. Unos papardelle margarita (pasta artesanal al huevo más albahaca) con una deliciosa salsa bolognesa mataron con justicia mi antojo. Obvio que el vino no faltó.

El local tenía televisor, tema importante en días de Mundial, pero realmente el partido de Alemania-Australia no me animaba ni un poquito. La profesionalidad y trayectoria de los alemanes fue evidente y quedó reflejada en un marcador 4-0 frente a los australianos. Buen partido.

[Crónica Alemania-Australia, según Europa Press]

Luego de la comida (un plato abudante) me pedí una copa de lemoncello, pero el mozo no me entendió (quizás por mi indescifrable tonada latinoamericana :D)  y me trajo una copa de lemon-champagne que no devolví jajajajajajaja sino que bebí completa para, al final, repetir la orden y obtener mi deseo original.

Se me dio luego irme de shopping (y eso que no estoy en “mis días”) y terminé en un Zara.

Zara es un misterio: podés conseguir ropa divina y asequible y ropa tipo espantapájaros a precios exagerados. Como escribí en mi twitter: “a veces está buena para Sophia Coppola. A veces para Tim Burton”. Pero igual salí con un par de calzas (en realidad fui por ellas, compré unas el otro día y las recomiendo: de buen algodón, gruesas, resistentes, duraderas) y un saquito que quería desde hace un tiempito para ponérmelo sin bra/corpiño y sentirme sexy.

Y ya, eso fue todo. Odio que se acaben los días domingo. (Mientras escribo este post de la nada misma, en el canal Film&Arts transmiten la 64° edición de los Premios Tony.)

Se fue otro más de los necesarios. Adiós Graterolacho.

Posted in Actualidad en el sur, Asuntos de idiosincrasia, Personajes del sur by Lola Mendoza on junio 12, 2010

“Nadie es imprescindible”, dicen. No estoy de acuerdo. Para mí, hay gente que es más que importante, necesaria.

Es el caso de Manuel Graterol, alias Graterolacho, humorista venezolano que hoy, viernes 11 de junio falleció en la ciudad de Caracas, Venezuela.

Yo digo que era él una de esas personas necesarias porque para comenzar asumía el humor con sentido crítico. El suyo no era, jamás, el chiste fácil, el aburrido, el que no mueve, el que no piensa, el que es tan común en la sociedad venezolana.

Es que además, era periodista y tenía una visión muy interesante sobre Venezuela y su situación socio-política. Lamento, siempre lo lamento, todas las veces que tuve que leer a adeptos del gobierno venezolano insultándolo a través de la red social twitter. Por gente que pareciera defender a toda costa que no el acceso a la igualdad de oportunidades, sino la procacidad sea lo que distinga al venezolano.

Lo recuerdo especialmente cuando, junto a Lumute (Luis Múñoz Tébar, fallecido en 1995) y al Sargento Fullchola (Juan Manuel Laguardia), era férreo crítico, en clave de humor, de la ya bastante maltrecha Cuarta República.

Manuel Graterolacho lo siguió haciendo, con la diferencia de que ahora el humor de opinión, cuando no se adecua al deseo oficial, pasó de delicado a peligroso.

Cada vez que un pensador crítico (quien no se cuestiona ni cuestiona su entorno, me parece que vive sólo porque no le queda de otra) venezolano muere, me entra el temor de que los insultos, la vulgaridad, lo soez y lo banal terminen por convertirse en lo políticamente correcto. Ya, por lo menos, son socialmente aceptados. Yo estoy dentro de quienes se niegan a ello.

Graterolacho era también usuario de Twitter. Sutil coplero popular, hoy alguien registraba que escribió 1951 tweets en verso. Proponen conservarlos. Sería genial que se haga, porque en 140 caracteres conseguía reflejar la idiosincrasia de un país y los rasgos del ejercicio del poder en la actualidad. Mientras, pueden mirarse en su perfil: @GRATEROLACHO

Acá, nota del diario El Universal de Venezuela.

Fallece humorista Graterolacho a los 75 años

Una afección respiratoria fue la causa del deceso del humorista. Aficionado a la red social Twitter, Graterolacho colocó su último twitt el día 7 de junio, el cual rezaba: “Ahora tengo la garganta/ comenzándome a doler/ y me dispongo a comer/ sin papa el sapo no canta”.

04:50 PM Caracas.- El humorista venezolano Manuel Graterol, mejor conocido como Graterolacho, falleció el día de hoy a los 75 años, según informaron fuentes allegadas al periodista.

Graterolacho murió tras ser atendido en terapia intensiva de la Clínica Rescarven de Chuao, en Caracas.

Periodista de profesión, Manuel Graterol era oriundo de Turén, estado Portuguesa. Se destacó como humorista gracias a su trabajo con las coplas, aunque sus inicios profesionales estuvieron al servicio de la publicidad.

Aficionado a la red social Twitter, Graterolacho colocó su último twitt el día 7 de junio, el cual rezaba: “Ahora tengo la garganta/ comenzándome a doler/ y me dispongo a comer/ sin papa el sapo no canta”.

Roberto Rodríguez M.
EL UNIVERSAL


Notas frívolas sueltas en días de Mundial

Posted in Actualidad en el sur, argentina, Asuntos de idiosincrasia by Lola Mendoza on junio 12, 2010

No puedo decir que soy experta en fútbol. Pero me encanta!! Por pura pasión, por pura emoción.

Así que poco me importa si algún machista resentido sale con aquello de: “Las nenas sólo ven a los jugadores, no las jugadas”.

Sí veo las jugadas. Y también admiro la guapura de algunos jugadores.

El primer Mundial que recuerdo es el de 1978. Sucede que en el complejo residencial en el que me crié vivían varias comunidades extranjeras. Algunas de ellas, compuestas por exiliados de las dictaduras del cono sur. La imagen de unos chicos recorriendo esas residencias por el medio con la bandera de Argentina, mientras mi hermano y yo los veíamos desde el balcón, es imborrable. Obviamente era muy pequeña yo para entender todo el horror que ese Mundial implicaba.

Luego, comencé a ver cada Mundial desde el año 1986, cuando el grande Diego Armando Maradona me emocionó y me hizo amar al fútbol.

Debe ser, creo, por estas razones -y porque Venezuela nunca jugó un Mundial- por las que cada cuatro años es la argentina la selección a la que sigo con devoción.

Cada cuatro años lo mismo, entonces, desde 1986. Pero esta vez algo cambió: ahora vivo en la Argentina! Por vez primera mi emoción no es aislada, ni rara. En algún artículo perdido leí a un antropólogo que sostenía que este tipo de eventos, entre otros, ayudan a drenar la especie de furia colectiva que dormiría en todas las sociedades desde tiempos ancestrales. Así que por estos días, y sin pudor, me entregaré a la furia colectiva como una oveja más del rebaño. ¿Y?

Ayer fue la inauguración. Todo muy lindo, con la excepción de que no me gustan ni Alicia Keys, ni Juanes, ni Shakira. Por cierto que no puedo imaginar todo lo que se movió para que el cantante de la camisa negra porque negra tengo el alma presentase, en la transmisión de la inauguración de un mundial de fútbol, el single de su próximo disco. Como sea que haya ocurrido, sin duda es un gran favorecido.

Pero igual creo que, más que los artistas invitados, lo importante era que esto ocurría en Suráfrica. Me gusta pensar que la alegría del fútbol se está meando sobre cualquier posibilidad de un resurgir del apartheid (de ese, por lo menos). Me gusta pensar que este montón de selecciones le gritan al apartheid: vos no volvés más, cabrón, estás re jodido.

Ver al arzobispo y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu –para quien la Copa del Mundo tendrá más significado que el mundial de Rugby en 1995-, feliz, celebrando, bailando e imaginar lo que para él, para Nelson Mandela – el también Premio Nobel de la Paz no pudo estar presente en la ceremonia previa al partido inaugural de hoy debido a una tragedia familiar-, para su gente significa ser anfitriones de este espectáculo mundial del deporte, vale más que todo el tema comercial que evidentemente rodea o, peor, forma parte del campeonato.

Twitter te hace omnipresente

Esa es la otra diferencia que consigo esta vez. Antes, no tuve twitter. Esta red social me permite seguir desde amigos e hinchas de las selecciones, hasta medios, periodistas especializados [periodistas deportivos argentinos en twitter, suráfrica 2010, vía @fcandeias]  y a los propios jugadores (como a @aguerosergiokun o al bombonazo @DiegoForlan7 ).

Una amiga de mi familia, @erikacastrob [RumbaBogota, RumbaCaracas] está allá en Suráfrica. A juzgar por sus tweets, no la está pasando nada mal (y por alguna razón le preocupaba que Sanamed Dúo no estaba repartiendo condones la noche del jueves).

Los partidos inaugurales

Suráfrica-México

Aunque mi selección es la argentina, no puedo ver ningún partido sin irle a alguno de los dos equipos. El juego inaugural me colocó en una posición difícil: irle a la Suráfrica de Mandela o irle al México de mis amores. Pero una vez que comenzó, mi corazón se fue directamente por México. Viva México, cabrones!

Culminó en empate 1-1. Me hubiese gustado que gane México, pero los vi lentos y un tanto perdidos, aunque los primeros minutos del primer tiempo prometían otra cosa.

(Video Suráfrica-México FIFA)

Uruguay-Francia

De una por Uruguay, obvio. Fue un partido bastante lineal hasta la última parte del segundo tiempo cuando, con la expulsión de Nicolás Lodeiro, se tornó emocionante. Me parece que la mayor responsabilidad del equipo recayó en Forlán. Ya me lo esperaba igual. 0-0 terminó. Con este segundo partido quedó claro: no hubo ganadores en la promera jornada 😛

Video Uruguay-Francia (FIFA)

Opinión experta (los partidos de hoy, según AFP)

Los jugadores

Hay muchos chicos lindos en las selecciones, pero justo hoy comentaba en mi Twitter que lo que sucede en la selección uruguaya es simplemente un abuso, una exageración de guapura. Diego Forlán es un tipazo. Diego Pérez y Diego Lugano no se quedan atrás. Es decir, que además de ser grandes jugadores y de llamarse por el mismo nombre de pila, son todos unos carilindos.

De México, Rafa Márquez es todo un galán. Otro colirio de esa selección, es Guillermo Franco.

Guillermo Franco

Los argentinos y el mundial

Hábitos e idearios de los argentinos frente al Mundial de Fútbol (vía @marianalfaro)
Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010
Informe de Havas Media sobre la Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, con datos sobre los hábitos e idearios de los argentinos frente al evento deportivo más importante del mundo.

LA SELECCIÓN DE LOS JÓVENES

Son los entrevistados que tienen entre 18 y 29 años, los que jamás vieron a Argentina campeón del mundo, quienes depositan la confianza en la Selección de Maradona.

Desde el área de investigación de Havas Media hemos desarrollado una investigación sobre diversos aspectos que hacen a los comportamientos y a los idearios de los argentinos frente a la próxima Copa del Mundo Sudáfrica 2010.

Para ello hemos realizado una encuesta de 400 casos a personas de ambos sexos mayores de 18 años, interesadas en el fútbol, con el objetivo de conocer cuantitativamente algunos indicadores que resumimos a continuación

• El Mundial se disfruta con los seres queridos, a 8 de cada 10 entrevistados le gusta mirarlo con la familia y algunos además, con amigos.
• Los horarios de los partidos permitirán que las pantallas / televisores en el lugar de trabajo aparezcan como una forma viable de ver los partidos.
• Empieza a aparecer Internet como una opción al momento de ver los partidos online.
• Alta adhesión a la visualización de repeticiones en horario nocturno.
• Brasil y España son las otras dos selecciones que los argentinos tratarán de no perderse ningún partido.
• TV y Diarios por Internet los medios elegidos para informarse sobre la Copa del Mundo.
• Víctor Hugo Morales es el relator / periodista favorito.
• Messi, Tévez y Palermo los jugadores preferidos por los entrevistados.
• Para los argentinos, Argentina es el principal favorito a ganar la copa, luego aparecen Brasil y España
• Adidas es la primera marca asociada a la Selección Argentina.
• En el caso de la Copa del Mundo, la principal marca asociada es Coca-Cola.
• Popularidad y Liderazgo son los atributos que logra una marca al sponsorear al seleccionado argentino.

El Waka-Waka en sus tres versiones (con info de People en Español)

Según reseña una nota en el site de People en Español:

“…se trata de una adaptación musical que junto al grupo Freshlyground tomó como base una canción africana que en 1986 le dio la vuelta a ese continente.

Los coros del tema del mundial son los mismos de la canción “Tsamina” o “Zangaléwa”, una composición que en 1986 el grupo camerunés Golden Sounds popularizó en su continente y que se convirtió en un reconocido lema entre las filas militares y grupos juveniles similares a los Scouts.

Pero el tema no sólo fue famoso en África, sino que la versión original incluso se volvió famosa en Colombia y después el dominicano Wilfrido Vargas volvió a darle fama al popular coro al incluir varios de sus estribillos en el tema “El negro no puede” de Las Chicas del Can. ”

El grande Arturo Uslar Pietri

Posted in Asuntos de idiosincrasia, Personajes del sur by Lola Mendoza on febrero 24, 2010

Cuando yo era pequeña, ya he dicho que nací en Venezuela, pasaban cosas muy interesantes. Muchas de ellas no pasaron más.

Destaco entre mis agradecidos recuerdos a un programa de televisión que se llamaba Valores Humanos. Lo presentaba un hombre genial que, por esas cosas del azar que es el que escoge nuestro lugar de nacimiento, era venezolano.

Desde flosofía, hasta economía, no había, creo, ningún tema que este sabio maestro no explicara como si se tratara de una receta de cocina para cualquier aprendiz de los fogones y, a la vez, para un chef consumado en experiencia. Adecuaba el lenguaje para los televidentes. Llevaba el conocimiento a ese demonio alienante que era la tv en tiempos anteriores al ahora uso masivo de internet.

Algunos amigos argentinos, sobre todo los de Letras, lo medio conocen por lo menos por su novela Lanzas Coloradas. Pero es apenas una parte de lo que fue su obra (más abajo, luego de los videos, ver lista de obras y de algunos de sus premios), porque su vida toda fue una maravillosa obra de arte, de conocimiento, de sabiduría y de preocupación por aquel pueblo bananero. Es de esas personas cuyos logros superan a sus errores, que debe haberlos tenido.

Nació en caracas, en 1906, murió en la misma ciudad en 2001. Fue periodista, abogado, escritor, político y uno de los más grandes intelectuales venezolanos. Acuñó la famosa expresión “Sembrar el petróleo”, sabía que hacerlo podía significar el camino hacia el desarrollo, ese que tanto ha costado en Venezuela. Obviamente, no se lo tomó en cuenta: no se sembró.

Como casi todo lo que ocurre con lo verdaderamente valioso en aquella tierra maldita por el petróleo, el consumismo y el profundo retraso cultural, a Uslar Pietri no se lo escuchó, me refiero a los dueños del poder, como se debía y hoy su discurso está tan vigente como lo estuvo cuando él vivía.

Poco a poco, he ido consiguiendo algunos de sus maravillosos programas en youtube gracias a la labor de la gente de la Fundación Casa Arturo Uslar Pietri.

Fue en una de esas búsquedas como conseguí refrendar lo que yo medio decía a algunos de mis coterráneos y que tanto escozor les causaba. Claro, quién esta tipa que se la pasa diciendo que los venezolanos somos producto de un retraso cultural, ¿quién se cree que es?

Evidentemente yo no poseo, ni de vaina, ni el intelecto ni la sabiduría de este grande, pero que haya sido él quien me explicase bien cómo fue que nunca dejamos de ser un país hundido en el atraso, me calmó. Me calmó porque segura estoy de algo: conociendo la enfermedad se pueden comprender los síntomas y se puede comenzar la sanación.

(CURIOSIDADES: La banda dance venezolana, Los Amigos Invisibles, deben su nombre a este grande, quien solía presentar este programa así: “Hola, amigos invisibles”)

No digo más, dejo que sea Uslar Pietri quien, con una profunda humildad y sin herir susceptibilidades, explique el asunto de la inteligencia venezolana.

Disfrutadlo.

Info sobre su obra escrita (wikipedia)

Novelas

* 1931 – Las lanzas coloradas.
* 1947 – El camino de El Dorado.
* 1962 – Un retrato en la geografía.
* 1964 – Estación de máscaras.
* 1976 – Oficio de difuntos.
* 1981 – La isla de Robinsón.
* 1990 – La visita en el tiempo.

Ensayos
* 1945 – Las visiones del camino.
* 1945 – Sumario de economía venezolana para alivio de estudiantes.
* 1948 – Letras y hombres de Venezuela.
* 1949 – De una a otra Venezuela.
* 1951 – Las nubes.
* 1952 – Apuntes para retratos.
* 1953 – Tierra venezolana.
* 1954 – Tiempo de contar.
* 1955 – Pizarrón.
* 1955 – Breve historia de la novela hispanoamericana.
* 1955 – Valores humanos. Charlas por televisión. Tomo I.
* 1956 – Valores humanos. Charlas por televisión. Tomo II.
* 1958 – Valores humanos. Charlas por televisión. Tomo III.
* 1959 – Materiales para la construcción de Venezuela.
* 1962 – Del hacer y deshacer de Venezuela.
* 1964 – Valores humanos. Biografías y evocaciones.
* 1964 – La palabra compartida. Discursos en el Parlamento (1959-1963).
* 1965 – Hacia el humanismo democrático.
* 1966 – Petróleo de vida o muerte.
* 1967 – Oraciones para despertar.
# 1968 – Las vacas gordas y las vacas flacas.
# 1969 – En busca del nuevo mundo.
# 1971 – Vista desde un punto.
# 1972 – Bolivariana.
# 1974 – La otra América.
# 1975 – Camino de cuento.
# 1975 – Viva voz.
# 1979 – Fantasmas de dos mundos.
# 1981 – Cuéntame a Venezuela.
# 1981 – Educar para Venezuela.
# 1982 – Fachas, fechas y fichas.
# 1983 – Bolívar hoy.
# 1984 – Venezuela en el petróleo.
# 1986 – Medio milenio de Venezuela.
# 1986 – Raíces venezolanas.
# 1986 – Bello el venezolano.
# 1986 – Godos, insurgentes y visionarios.
# 1990 – La creación del Nuevo Mundo.
# 1992 – Golpe y Estado en Venezuela.
# 1994 – Del Cerro de Plata al camino extraviado.

Cuentos
* 1928 – Barrabás y otros relatos.
* 1936 – Red.
* 1946 – Pasos y pasajeros.
* 1949 – Treinta hombres y sus sombras
* 1967 – La lluvia y otros cuentos.
* 1969 – Treinta cuentos (Antología).
* 1978 – El prójimo y otros cuentos.
* 1980 – Los ganadores.

Teatro
* 1958 – El día de Antero Alban. La Tebaida. El Dios invisible. La fuga de Miranda.
* 1960 – Chuo Gil y las tejedoras. Drama en un preludio y siete tiempos.

Poesía
* 1973 – Manoa: 1932-1972.
* 1986 – El hombre que voy siendo.

Libros de viajes
* 1954 – El otoño en Europa.
* 1960 – La ciudad de nadie. El otoño en Europa. Un turista en el cercano oriente.
* 1971 – La vuelta al mundo en diez trancos.
* 1975 – El globo de colores.

Premios destacados

* 1935 – Primer premio concurso de la revista Elite por el cuento La lluvia.
* 1949 – Primer premio concurso anual de cuentos del diario El Nacional por El baile del tambor.
* 1950 – Premio Arístides Rojas por novela El camino de El Dorado.
* 1954 – Premio Nacional de Literatura (1952–1953) por Las nubes.
* 1971 – Premio Nacional de Periodismo.
* 1972 – Premio Mergenthaler de la Sociedad Interamericana de Prensa.
* 1972 – Premio Maria Moors Cabot (Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia).
* 1973 – Premio hispanoamericano de prensa Miguel de Cervantes.
* 1979 – Premio Enrique Otero Vizcarrondo por el artículo Mi primer libro.
* 1981 – Premio Asociación de Escritores de Venezuela por La isla de Robinsón.
* 1982 – Premio Nacional de Literatura por La isla de Robinsón.
* 1988 – Premio Rafael Heliodoro Valle en México.
* 1988 – Premio «José Vasconcelos», en México.
* 1990 – Premio Príncipe de Asturias de las Letras en España.
* 1991 – Premio Rómulo Gallegos por la novela La visita en el tiempo.
* 1998 – Premio Internacional Alfonso Reyes en México.