Elsurdelola's Blog

Historias de inmigración. Un día en la burocracia, con “turno programado”

Posted in historias de inmigración by Lola Mendoza on septiembre 25, 2009

Galán de muelle

Esta nota la publiqué en mi facebook, hace pocos meses, cuando estaba en pleno proceso para hacer el cambio de categoría, de residente temporaria a residente permanente en la Argentina.

“Hoy me tocó mi turno para hacer el fulano cambio de estatus: de residencia temporaria a permanente o radicación (es la misma vaina).

Pedí mi turno hace como un mes, vía telefónica. Recuerdo que al hacerlo pensé: “WOW, pero cuán organizado todo”.

Juuuuuuuuuuuuuuuummmmmmmmm…

Como mi turno era “entre las 14 y las 16”, pues llegué a las 14. Le explico al primer cara de orto que tengo turno y el tipo me da un número. “Pero, es que me dieron ya un turno…”, dije, y el tipo puso cara (de orto) tipo: “Agarra tu vaina y dejate de hinchar las pelotas”.

El número era el 61 y cuando miro en la pantallita, leo “19”. Qué tal!!!

Aunque un poquito mejor que el galpón/campo/de/concentración que está por allá por la loma del orto,  o donde el diablo perdió los interiores, (Retiro), no vayan a creer ustedes que el panorama es muy distinto. Así que, de nuevo, por ejemplo, a aguantarse la sed y guapear duro aunque a una se le esté rajando la garganta o reventando la vejiga, porque a esos baños, NI EN PEDO.

Pasó una hora. Luego dos. A la tercera decidí salir a comprarme una galleta o algo, porque les cuento que, previendo lo del “turno programado”, me dije (y a mi hijo, que fue conmigo, también con su “turno programado”): “tranqui, almorzamos cuando volvamos”. Sí, claro.

Al volver del kiosco, mi hijo y yo leemos un reverendo afiche que no pillamos antes en la puerta de entrada: “Trámites de 8 a 16 hrs, SIN TURNO, POR ORDEN DE LLEGADA”. LCDL.

Ni modo, nos vimos y nos reímos, muy a lo venezolano pues: con esa especie de resignación ante lo que ya se sabe que no va a cambiar. Nada, que nos vieron cara de pendejos con lo de la llamadita para el “turno programado”. Una raya más pa’l tigre.

Después de CASI CINCO HORAS MÁS TARDE (con “turno programado”), una pobre ejecutora de la burocracia se nos acerca y nos pregunta: “¿qué número tienen? Pasen por acá”. O sea, jelou: ¿y para qué el fucking número?

A esas alturas -cuando, entre la esperadera, el grato ambiente y el estómago vacío ya comenzábamos a ver elefantes verdes e imágenes del futuro-, recibimos felices esa propuesta y fuimos a sentarnos, ooootra vez, en otro grupo de sillas, de esas bien duras de acrílico (como para que mañana lo único que haga en el gym sea glúteos… después de hoy, creo que se me aplanaron las nalguis).

La felicidad duró poco: como ya eran casi las 19 30, la incapacidad burocrática nos dejó el trámite por la mitad, nos pidió que vayamos de nuevo mañana, o el jueves o el viernes o el día del árbol, porque “mirá, es tarde, ya cerró la caja”, y encima tuve que soportar que me atendiera un galán de otoño (“que no es galán, ni es un c#ñ#”) que se impuso, señas mediante (en el mejor estilo de Ricky Gervais en The Office), a su compañera, a la que obligó, así, a atender a otro.

Y ese otro, a mi lado, era mi pobre hijo, quien debió escuchar, entonces, todo el galanteo chimbín (chanta) del tipo y de uno de sus compañeros que, en lugar de trabajar, se acercó para unirse en el mismo plan: “Ahhhh, venezolana, pero qué raro una venezolana por acá… Y qué hacés en Argentina… Y, qué linda tonada”, y otras frases ‘originales’ de ese estilo.

Y yo: con mi sonrisa de 3ra finalista (de esa que no demuestra inconformidad, pero tampoco conformidad) porque me daba miedo que al tipín le diera por joderme el trámite o que mi hijo notara mi incomodidad y le dijera algo… y al tipín le diera por jodernos el trámite.

Y nada, que tenemos que volver mañana o el jueves o el viernes o el día del árbol a pagar los 600 mangos (300 c/u) para terminar un trámite que comenzó con un ‘turno programado’.”

Nota: Luego, volvimos, terminamos el trámite y ahora estoy con el asunto del dni. Sucede que, debido a que lo tramité con  mi residencia temporaria, pues obviamente debo hacer la respectiva actualización. Fui ayer, pero debo volver la semana entrante, ya que las cajas sólo trabajan entre las 9 y las 11 de la mañana y yo llegué ya casi a mediodía 😛
Anuncios
Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: